viernes, 3 de enero de 2014

10k Cursa dels Nassos Barcelona: Crónica y fotos

Martes 31 de Diciembre de 2013, último día del año y qué mejor que despedirlo con los 10km de la Cursa dels Nassos, algo así como la "San Silvestre" de Barcelona.


La peculiaridad de esta carrera es que es a las 17:30, hoy no ha tocado madrugar, aunque si que toca comer temprano para evitar devolverlo todo al llegar a meta (por desgracia cada año la llegada parece un campo de minas de vómitos).

Son las 15:30 y voy mi amigo runner Uli (@ElMitic), su hermano y su cuñada hacia la zona de salida para poder aparcar sin problemas, ya que se preveen unos 12.000 corredores hoy.
Con la calma nos tomamos algo allí al lado los 4 hasta que llegan un par de amigos más.


Son las 17:00 y el ambiente ya está más que animado alrededor del arco de salida, empezamos a calentar.

La verdad es que carreras tan multitudinarias como la Cursa dels Nassos tienen su parte buena y parte mala:

-Parte buena: el ambiente es espectacular, ver tanta gente que comparte tu afición, que saben lo que has trabajado y lo valoran. Las calles llenas de amigos y familiares que animan y llevan a los participantes hasta la meta.
-Parte mala: como comentaré luego, las salidas son complicadas, empujones, caídas, gente que no respeta.


Son las 17:30, empieza la carrera. El circuito es bastante llano y se corre cerca de la playa, el Zoo, Marina y la Diagonal. Tengo cerca a la liebre de 40' en la salida y decido arriesgar y decidir que voy a seguirla.

Nada más salir hay un giro a derechas de 90º en el que hay gente que tiene la manía de no respetar su carril y quieren cruzarse para recortar. Esto me hace tocarme con dos corredores que no respetan su carril y casi me tiran al suelo, no pasa nada, seguimos. En seguida logro colocarme a la estela de la liebre de 40', esto resulta más complicado de lo que parece. Hay corredores que tampoco respetan los cajones de salida y a pesar de no llevar un ritmo rápido se ponen delante, esto provoca tapones. La liebre en ocasiones baja su ritmo a causa de algún tapón, y en cuanto ve un hueco, se mete y acelera, provocando que los que la seguimos tengamos que buscarnos la vida para buscar otro hueco y acelerar también.

Llegamos al km 4,5 y es el momento en el que decido dejar ir la liebre, no puedo seguir el ritmo a nivel respiratorio (llevo una semana tomando Fluimil). Al ver como se me escapa el objetivo de ser sub40' en mi última oportunidad del año me hace hundirme mentalmente, aún así sigo tirando, ya más relajado y disfrutando de mi ciudad y mi gente.

Recorremos durante 2,5 kms la Diagonal a la altura de Glorias hasta Selva del Mar, donde giramos a la derecha y ya se ve el arco de meta de la Cursa dels Nassos a unos 300 metros. Último sprint, apretando los dientes, con la gente a ambos lados animando y llego a meta en 42':32", con la cabeza agachada porque ha sido mi peor 10k del año


Pero pronto se me pasa, levanto la cabeza y ya miro al 2014, esto sólo acaba de empezar.



¡Run run!

2 comentarios:

  1. Lo bueno de acabar mal el año, es que al siguiente es mucho más fácil mejorarlo (teoría extraída de empaparme de cultura oriental en cualquier chino con buffet libre). Salud i bon any!

    ResponderEliminar