viernes, 24 de enero de 2014

Disfrutar corriendo, ¡escapa de la rutina!

Si eres de los que pregunta por dónde correr y te falta motivación para disfrutar corriendo, cambia el chip. Uno de los principales factores que hace que la gente acabe perdiendo la motivación por correr es caer en la rutina. Salir a correr cada tarde a los mismos lugares para correr, ese parque plagado de runners, o salir cada mañana a correr por la avenida principal de la ciudad... ¡basta!

Si caes en la rutina de repetir semana tras semana el mismo espacio de entrenamiento llega un momento en el que la cabeza piensa "me toca entreno, joder, otra vez esa calle para arriba y para abajo y luego tres vueltas a ese parque, qué palo".
Y es lógico, porque ya sabemos cada una de las sensaciones que tenemos en ese recorrido, los paisajes ya no nos sorprenden, vemos a la misma gente... Total, que ya vamos con una predisposición a aburrirnos y a correr simplemente "porque toca".

correr orilla mar playa running

Con todo esto quiero decirte, coge un día y cálzate las zapatillas de entreno sin pensar dónde vas (bueno, tampoco te me pierdas por el monte, no la liemos). No pienses tampoco en cuanto rato durará el entreno, déjate llevar. Empieza a correr y coge caminos que nunca antes hayas cogido, y tira, tira.

Yo llevo tiempo corriendo y cada 15 días aproximadamente intento hacer un entreno por alguna ruta que desconocía. Me encanta perderme sobretodo por caminos de tierra con desniveles, disfrutando de las bajadas y no tanto de las subidas. Yo, mi botella de agua, mi música y nada más.

correr rio bosque montaña running

El hecho de correr por nuevos senderos te hará estar pendiente de saber por dónde vas, de conocer el terreno, disfrutar nuevos paisajes... y todo ello se traduce en una cosa: mente distraída.
Llegar a ese estado de mente distraída es genial para tus entrenos, el tiempo pasa más rápido y sobretodo al terminar piensas "qué entreno más cojonudo, hoy he disfrutado corriendo".

Te animo a que salgas a correr y te pierdas por una nueva ruta y me comentes si has podido volver a recordar esa ilusión por entrenar, y sobretodo disfrutar del running.



¡Run run!

2 comentarios:

  1. ¡Muy cierto lo que cuentas! Lo que pasa, que en mi caso suelo correr por la ribera del Ebro (vivo por Echegaray) porque correr por asfalto me fastidia bastante los tibiales.
    Pero bueno intentaré hacerte caso y cada 15 dias o así cambiar de ruta :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Daniel! Yo vivo cerca del Ebro también y a veces corro por ahí y voy hacia el camino de la Alfranca. Pero me gusta más ir al Parque Grande, y de ahí puedes perderte en el mismo parque o hacia Cuarte, Puerto Venecia, Canal... Un saludo!!

    ResponderEliminar