jueves, 2 de enero de 2014

Valoración deportiva del 2013

Termina el 2013 y llega el momento de hacer una valoración del año, en lo que se refiere a lo deportivo (o al running, básicamente).
Ha sido un año de éxitos personales, batiendo mis mejores marcas personales en todas las distancias, y estrenándome en la mítica distancia de la maratón.

Desde principios de años empecé a preparar de forma más seria mis entrenos sobretodo de cara a mi primera maratón en marzo, la de mi ciudad de nacimiento, la de Barcelona. Apenas llevaba 10 meses en este mundo del running y ya me lancé a experimentar la sensación de recorrer esos 42.195 metros, realizando una marca más que aceptable para mi estreno, 3h:34'. Sin duda ha sido la mejor experiencia deportiva hasta día de hoy, y permanecerá grabada en mi memoria de por vida.


2 meses después, en Mayo, corrí mi segunda media maratón, en Zaragoza, donde realicé mi mejor marca y cumplí mi objetivo de bajar de 1h:30', con un tiempo de 1h:29'. Otro objetivo cumplido que apuntaba en mi libreta de retos.


Ese mismo mes de mayo hice mi mejor marca en 5km, con un tiempo de 19':08", marca que posteriormente en otras carreras de 5km se me ha resistido para rebajarla y entrar en tiempos de 18'. Es un reto que dejo anotado para el nuevo año 2014.


Otro reto que dejo anotado es el de bajar de 40 minutos en 10km. Si bien es cierto que en Junio baje mi marca hasta los 40':13", no he logrado en las siguientes carreras rebajar esos 13 segundos que me separan de la barrera sub40' que tanto deseo batir.


No todo han sido alegrías y mejores marcas este año, también he sufrido, mucho. En septiembre afronté mi segunda maratón en Zaragoza, con mejor preparación de entreno y con un objetivo de acabar en 3h:15', pero la cosa aquél día se complicó. Sufrí deshidratación desde el km16, y si bien conseguí pasar por el km21 en 1h:35' (un parcial buenísimo para ser sub3h:15'), fue imposible mantener el ritmo (acabé en 3h:38'). Los calambres se apoderaron de mi cuerpo y tuve que luchar contra mi cabeza para no abandonar. Fue una lección y un reto de superación que me marcó y me hizo ver que soy un hombre duro de matar.


Además de todo lo que está relacionado al running, este año me ha picado el gusanillo por el triatlón, realizando varios entrenos en el gimnasio ya que de momento no dispongo de bicicleta propia, aunque todo llegará. Mi mayor sueño actualmente es terminar un Ironman, y quién sabe, quizás me ponga manos a la obra más pronto de lo que nadie piense.

Este año acaba, pero entra uno nuevo, y que además me transmite buenas vibraciones y sé que va a estar cargado de retos y éxitos deportivos. Os deseo a vosotros también que el 2014 sea nuestro año deportivo :-)!



¡Run run!

No hay comentarios:

Publicar un comentario