miércoles, 1 de octubre de 2014

Reebok Spartan Race Barcelona 2014 - Crónica, fotos, vídeos y clasificación

Días 27 y 28 de Septiembre de 2014, se celebra la Reebok Spartan Race de Barcelona. Después de la experiencia en Madrid estaba deseando repetir esta carrera, eso sí, cambiando de modalidad. En la capital completé la modalidad Súper (13km y 25 obstáculos) y ahora en Barcelona me dispongo a completar las modalidades Beast (21km y 35 obstáculos) y Sprint (5km y 15 obstáculos), optando así a conseguir la ansiada medalla Trifecta (completar las 3 modalidades en un año).


Llego el viernes 26 de noche a Cardona, una localidad cercana a Les Comes (lugar de la prueba), donde están esperando en el hotel el resto del equipo de Reebok, el ambiente de buen rollo se nota desde el minuto uno. Decido no alargar mucho la noche con la gente y me voy pronto a dormir a mi habitación. Me tumbo en la cama y visualizo la carrera. En Madrid las pruebas no fueron de extrema dureza y terminé muy bien, mañana será una incógnita, nadie sabe cómo será el circuito. Nervios.

Sábado 27, me levanto pronto, desayuno, me calzo las Reebok All Terrain Súper Spartan y ya sale el autocar con dirección Les Comes. Hoy se celebran las modalidades Beast (la mía) y Súper. Comentar que la distancia Beast de hoy es puntuable y forma parte del Campeonato de Europa de Spartan Race.
Llegamos y ya se visualizan montañas con caminos de tierra que suben y bajan por todos lados, pinta bien la cosa. La salida va por tandas de 300 personas (o espartanos, por qué no decirlo), cada 15 minutos. Esta vez salgo en la primera tanda, la tanda élite. Esta tanda se diferencia de las demás en que en ella compiten los mejores espartanos y está prohibido ayudarse entre nosotros. Es una lucha individual contra los obstáculos que te vas encontrando por el camino.


Son las 9:15 y salto el muro que da entrada al cajón de salida. 3...2...1... ¡AROO! Comienza la Reebok Spartan Race Beast, cojo un ritmo de carrera cómodo. El camino es estrecho y no hay mucha posibilidad de adelantar a corredores, aprovecho los pequeños huecos para hacerlo.


Primeros muros que hay que sortear y a correr, largos trozos para correr. Y... pocos minutos han bastado para darnos cuenta de que el circuito de hoy va a ser muy exigente. Una cuesta interminable me coloca en mi sitio, a mi y a todos los que me rodean. Lengua fuera, manos apoyadas en las rodillas para ayudar a subir y gotas de sudor cayendo por mi cara.
¡Joder!, exclamo cuando llego arriba, y arranco a correr. A partir de este momento se suceden una serie de pruebas sólo aptas para verdaderos espartanos.


Un tronco al hombro y llevarlo mientras cruzas un charco donde el agua te cubre las rodillas, un saco de 20kg a la espalda mientras subes por un terreno rocoso, más muros... y VOLVEMOS A SUBIR. Cuestas que se convierten en rampas imposibles de subir corriendo, donde las piernas empiezan a darse cuenta de la prueba donde se han metido.

reebok spartan race bcn


Y continuamos, arrastro un neumático, nado en charcos con alambradas, escalo paredes rocosas, levanto un saco de 50kg con una polea, equilibrios sobre troncos, arrastro una piedra, saco fuerza para pasar unas barras (monkey bars) sin tocar el suelo, y barro, mucho barro por todos lados. Sé que voy bien, entre los 50 primeros me dice una voluntaria, así que aprieto dientes para no bajar el ritmo.



Como no, llega la prueba estrella de toda Spartan Race, la más temida, la lanza. En Madrid, por suerte, clavé la lanza en un muñeco de paja situado a unos metros, evitando así tener que hacer los 30 burpees (flexión+salto) de penalización. Cojo la lanza con decisión, apunto al muñeco que esta vez está más lejos que en Madrid, lanzo y... ¡NOO! Fallo, a la zona de burpees. Al ser la tanda de élite, tengo un juez colocado enfrente mío que controla que los 30 burpees estén correctamente hechos. Los hago, corazón a mil.



Sigo corriendo y me encuentro con pruebas nuevas como volcar un neumático de tractor, atarme los dos pies con una cinta y avanzar, volcar un tronco entero, muros inclinados, bucear por debajo de un tronco... y una prueba que me llama especialmente la atención al encontrármela, una prueba de memoria. Llego a un panel lleno de códigos y el juez me dice cuál es el mío según el dorsal, y que lo memorice. Sigo corriendo repitiéndome el código una y otra vez, concentrado.


Llevo casi 2 horas de competición y no llevo GPS, pero creo que no me queda mucho para terminar, ya que veo a lo lejos abajo de la montaña la meta. Así que pienso: "ahora nos harán bajar ya y me planto en meta en menos de 2h:30'. Iluso. El sendero se vuelve a poner cuesta arriba, y empiezo a acumular metros y metros de desnivel positivo. Interminable. Los gemelos pidiendo que pare y la cabeza obligándolos a continuar aunque sea caminando. "Nos quieren matar", me dice un chico que sube a mi lado con la cara desencajada. Finalmente, después de acumular más de 1.000 metros de desnivel positivo llegamos a la cima, y sin apenas tiempo para coger aire nos piden dos chicas con una libreta que repitamos nuestro código, código que ya no se me olvidará jamás: MIKE 825 3542.


Por fin, empezamos a bajar, bajar, bajar, y otra vez a cargar un saco a la espalda. Empiezo a tener calambres en las piernas, voy vacío de fuerzas. Llevo el saco por un sendero cuesta arriba que parece no terminar nunca. En este instante se me pasa por la cabeza tirarlo al suelo y gritar para desahogarme del dolor que siento en los gemelos. Pero no me da la gana, se que hay gente conocida esperándome en la meta y tengo ganas de llegar. Aprieto dientes y completo la vuelta, dejo el saco en el suelo y continúo mi camino.



Llego ya a los últimos kilómetros, donde ya hay público y noto su calor. Otra de las pruebas estrella, la cuerda. En Madrid fue relativamente fácil ya que la cuerda se subía desde el suelo, en seco. Aquí las cuerdas están metidas en un charco de agua y barro del que tengo que hacer fuerza para primero sacar el cuerpo de él y empezar a subir. Notando como la cuerda está mojada y resbaladiza, pero consiguiendo llegar a lo más alto y tocar la campana. Aplausos del público y me vengo arriba, recta final.



Más barro, más alambrada, un poco de escalada, equilibrio, salto el muro más alto, una pared inclinada resbaladiza... y salto el muro de fuego que me convierte en Espartano Beast.



reebok spartan race bcn barcelona spain


Cruzo la meta en 2h:42min, tras 21km, 35 obstáculos y más de 1.000 metros de desnivel positivo. Posición 44 de la general (16 de mi categoría M25-29).
"¿Qué tal ha ido?¿Duro?", me preguntan, y yo contesto: "Muy duro, pero es que si no lo fuera, no estaría aquí".



Domingo 28, conquistadas las modalidades Súper y Beast, sólo me queda la Sprint para conseguir la medalla Trifecta. Hoy toca hacerla con todo el equipo de Reebok al completo y con mi #PitufollowSpartanTeam, los 4 seleccionados a través de mi concurso para correr conmigo hoy la Spartan Race Sprint de 5km y más de 15 obstáculos.


Llueve, llueve mucho, y esto hace que el día de hoy pueda ser para recordar. El circuito contiene pruebas que ya realicé en la Beast, pero mi actitud ante ellas es muy diferente, hoy no compito, hoy voy a pasármelo bien. Disfrutando de la compañía de la familia Reebok, de risas, de buen rollo, sin mirar el cronómetro.


Diluvia, diluvia mucho. Lo que ayer eran charcos, hoy son pantanos. Lo que ayer era un riachuelo, hoy es un río donde el agua baja con fuerza. Superamos prueba a prueba hasta plantarnos en la línea de meta cogidos todos de la mano y dándonos un abrazo como buena piña que somos. Si tuviera que definir el día de hoy con una palabra sería "ÉPICO".



Recojo la medalla Sprint y... ¡la TRIFECTA! Me cuelgo en el cuello la medalla que representa el esfuerzo realizado tras 3 carreras con 40 kilómetros y más de 75 obstáculos.



Un fin de semana para recordar. El fin de semana en el que me convertí en un Espartano Trifecto.


¡Aroo, aroo!

2 comentarios:

  1. Buenísima crónica!!!!
    Transmite exactamente los nervios, el dolor, el sufrimiento pero sobre todo la la emoción que vivimos todos los que nos enfrentamos al recorrido. Sin duda un fin de semana épico!!! Enhorabuena por esa trifecta!!!!
    Saludos de una "Super" Spartan, trifecta en un futuro!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta y enhorabuena por esa medalla! Telita lo dura que fue también la Súper! Nos vemos en la próxima, un saludo!

      Eliminar