sábado, 22 de noviembre de 2014

Qué fácil es ser runner en verano

Paseos y parques rebosados de corredores en verano y prácticamente desiertos en invierno. Runners entregados con la llegada del buen tiempo y que de repente cesan su actividad con la presencia del frío. Corredores que se las daban de maratoniano del siglo en Julio y que no se les ve el pelo en Diciembre. ¿Dónde se han metido los runners de verano? 

que facil es ser runner en verano running humor blog

Qué fácil es ser runner en verano. El Sol iluminando tu camino, los tirantes dejando que la brisa acaricie tus hombros, la botella de agua vaciándose en tu cuello y un baño en esa piscina templada para relajar los músculos.

Qué fácil era decir "soy runner" en Junio, cuando paseabas tus abdominales fornidos por la orilla de la playa ante la mirada atónita de las señoras que estaban sentadas con su silla de plástico en la orilla del mar.

Qué placer era correr por el paseo marítimo y a la vez ponerse moreno hasta coger un color Nocilla muy atractivo. Cómo apetecía entrenar para terminar y pasar por el chiringuito para tomarte una cervecita fresquita con música chillout de fondo.

Qué cómodo era correr en tirantes, top o directamente sin camiseta. Con ese pantalón corto que dejaba poco a la imaginación y que te marcaba todo el asunto. Por no hablar de cuando te daba por salir a correr directamente en bañador y sin calzado por la arena.

Pero con la llegada del frío todo cambia. Los falsos runners de verano desaparecen, hacen su propia hibernación hasta la primavera del año que viene.
A algunos se les puede ver en las cintas de correr del gimnasio. A otros muchos ni se les huele, desaparecen del mundo running.

Reconócelo falso runner, no te gusta abrigarte. No te gusta que lo único que puedas lucir sean unas cejas perfectamente perfiladas. Lo tuyo era enseñar cacho, con mucho sudor cayendo por tu piel. Odias tener que ponerte chaqueta, mallas, guantes, braga y gorro. No va contigo.

El aire frío clavándose como cristales en tu cara, las manos perdiendo sensibilidad y las mallas apretándote hasta el punto de llevarlas como una calcomanía pegadas a tu piel. Qué no, qué no, qué correr en invierno no es lo tuyo.

El verdadero runner no hiberna. Sale llueva, nieve o se haya plantado un huracán esperando en la puerta de su casa. Ya puede hacer un frío que los únicos que estén en la calle sean 2 esquimales y 4 pingüinos, que el verdadero runner saldrá y les saludará al pasar por su lado.

El objetivo de un verdadero runner no es otro que mejorar su condición física. No puede enseñar su tipazo, no puede lucirse. El runner que sale en invierno no piensa en la recompensa al terminar el entreno, ya que lo único que le espera al terminar es una ducha y un vaso de caldo de pollo Aneto que tiene guardado de la última carrera.

Ay, qué fácil es ser runner en verano... ¿verdad?


¡Run run!

1 comentario:

  1. Que gran verdad, como aumenta la afluencia de gente corriendo cuando aparecen los rayos de sol.... POSTUREO

    ResponderEliminar