martes, 8 de septiembre de 2015

Reebok Spartan Race Eslovaquia 2015 - Crónica, fotos, vídeos y clasificación

Domingo 6 de Septiembre, aquí estoy, solo en un país perdido. Un país frío, a la par que bonito. Estoy en Tatranska Lomnica, Eslovaquia. Lugar elegido para albergar el Campeonato Europeo de Reebok Spartan Race en modalidad Beast, y que voy a tener la gran suerte de poder disputarlo.

reebok spartan race slovakia beast european championship

reebok spartan race all terrain super

Me calzo mis nuevas Reebok All Terrain Super y salgo del hotel dispuesto a participar en una carrera extrema con los mejores de Europa. Llego a la estación de esquí (en esta época sin nieve) del pueblo, es aquí donde empieza y termina la batalla de Esparta. Hace frío, por debajo de los 10 grados, y una espesa niebla abraza las montañas de Tatranska.

reebok spartan race slovakia beast european championship

Calentamiento intenso para entrar en calor y nos situamos ya en el arco de salida. Localizo a unos españoles del equipo "Spartan Aquaolympic" y me junto a ellos para sentirme "como en casa".
Lanzan una bomba de humo denso delante nuestro, señal de que esto ya va a empezar. Cuenta atrás en eslovaco y... ¡AROO! ¡Empieza la Spartan Race Beast!

reebok spartan race slovakia beast european championship

Metidos desde el primer metro en un humo denso que no deja respirar ni ver más allá de un metro, avanzamos casi a golpes. Consigo pasar de la humareda y continúo corriendo, la batalla ha empezado. Mis primeros pensamientos son "espero que no haya muchas pruebas de agua, que hace mucho frío". Pues basta que piense eso para que aparezca el amigo Murphy. Llega el primer obstáculo, cruzar un lago. Me tiro con decisión al agua, y camino con fuerza, me llega por el pecho y está fría. Pero con la adrenalina del momento nada importa, sigo adelante.

reebok spartan race slovakia beast european championship

Primeros neumáticos, muros... y con las manos aún mojadas del lago y la humedad provocada por la niebla, me topo con las monkey bars. Las barras gotean agua de lo mojadas que están, miro a la izquierda y veo bastante gente haciendo burpees. Madre mía. Me agarro a la barra y avanzo lentamente, pero con seguridad. Conseguido, uf. Sigo corriendo.

reebok spartan race slovakia tatranska lomnica

La carretera por donde corremos empieza a subir y subir, noto la sensación de falta de oxígeno por la altura y no puedo llevar el ritmo que me gustaría. Cuando apenas llevamos 12 minutos de carrera me encuentro con el primer obstáculo de equilibrio, los odio. Hay que cruzar una pasarela, caigo al suelo. Primeros 30 burpees de penalización. El corazón a cien. Y sigo corriendo, cuesta arriba.

reebok spartan race eslovaquia

Es el turno ahora del primer obstáculo de fuerza. Llevar dos sacos de unos 20kg cada uno durante un recorrido que sube y baja. Aquí es el primer momento de debilidad que tengo, cuando soy incapaz de colocarme un saco en cada hombro. Los cojo como puedo y avanzo por el durísimo recorrido. Empiezo a ser consciente de que esta Spartan Race me va a poner en mi sitio.

Seguimos subiendo, levanto la cabeza y veo el telecabina de la estación de ski que sube hacia arriba y desaparece entre la niebla. Ese es el camino. Más de una hora de ascenso con rampas en las que hay que ayudarse de las manos para poder avanzar. El terreno es rocoso e inestable. Tira, tira, tira.

reebok spartan race slovakia beast european championship

Por fin llego a la cima, y sin tiempo de coger aire, prueba de memoria. Tengo que memorizar el código 74DIANA1152, más tarde me lo preguntarán. Sigo corriendo, ahora en bajada. Todo lo que hemos ascendido toca descenderlo. Aquí disfruto, y empiezo a adelantar a corredores. La niebla y la humedad hacen que me lloren un poco los ojos y resulta incómodo, pero no bajo el ritmo.

reebok spartan race slovakia beast european championship

Llegamos abajo y retomamos los obstáculos. Llego a una de las pruebas reinas en cualquier carrera de obstáculos: la cuerda. Se empieza desde el agua, y parece alta. Muy alta. Empiezo a subir como de costumbre, a pulso. Miro hacia arriba y veo todo lo que me queda, es entonces cuando tengo que tirar de piernas y hacer la técnica de nudo con éstas. Así consigo llegar arriba y tocar la campana. Y sin tiempo de reacción, prueba de equilibrio. Una pared con sujeciones que hay que recorrer. Imposible, caigo. 30 burpees más.

reebok spartan race slovakia beast european championship

Corro. No hago más que correr. ¿Dónde están los obstáculos? Por momentos parece que han desaparecido, sólo nos toca correr y correr. Algún muro, algún obstáculo de fuerza, de escalada... y seguir corriendo.  Me sitúo junto a un corredor extranjero (bueno, en realidad el extranjero soy yo), y me dice que cree que deben quedar unos 10 minutos de carrera aproximadamente para terminar. Yo también lo creo, porque llevamos ya unos 20 kilómetros.

reebok spartan race slovakia beast european championship

Empiezo a coger buen ritmo corriendo y adelanto a corredores. Paso a un francés y tiro. De repente dejo de ver señalizaciones de la carrera, y el francés no viene por detrás. Me he perdido. Vuelto atrás. Consigo reengancharme al cruce donde me he perdido, tras 5 minutos en los que he perdido varios puestos. Impotencia, rabia. Pero hay que continuar, más fuerte aún.

reebok spartan race slovakia beast european championship

Me sitúo junto a dos chicas que se están disputando las primeras plazas, una de ellas es española. "¡Ánimo!". Más obstáculos, llevar dos cubos de piedras, arrastrar un ladrillo, volcar neumáticos, recitar el código que había memorizado en dos ocasiones (prueba superada), cruzar un lago de aguas fecales...

reebok spartan race slovakia beast european championship

Y cuando llevamos casi 25 kilómetros, y más de 3 horas de carrera. "Esto no termina, no termina", me digo por dentro. Yo venía a correr 20-22 kilómetros, y esto no termina. Las piernas ya pesan, y encima llueve. La Spartan Race cae sobre mi. Intento mantener la cabeza en su sitio, avanzar y avanzar. No puede quedar mucho, no puede.

reebok spartan race eslovaquia beast

reebok spartan race slovakia beast obstacle race

Entramos en el río. Corremos por dentro, río arriba, a contracorriente. El agua está helada. Tengo que moverme con energía, mover los dedos, para no congelarme. Esto está siendo duro, extremo diría yo.

reebok spartan race ocr

Y cuando llevo unos 5 kilómetros corriendo por el río, cuando las manos apenas las sientes, cuando las piernas avanzan en modo automático porque ya quieren abandonar, cuando te has caído más de 10 veces en el agua por resbalarte con las rocas, es entonces cuando recuerdas que has venido a luchar hasta el final, que has venido buscando dureza, y que no has venido a que te regalen una medalla. Es entonces cuando las piernas vuelven a corren, salgo del río, y ya afronto la parte final del recorrido.

reebok spartan race slovakia beast trifecta

Me arrastro en el barro de la pista americana, con las escasas fuerzas que me quedan. Llego a la prueba más temida, lanzamiento de jabalina. Fallo. 30 burpees, y ya van 90.

reebok spartan race slovakia beast european championship

Agotado, así me encuentro. Y sin tiempo de coger aire, prueba de fuerza: la polea. Cojo la cuerda y estiro, el saco pesa más que cualquiera que haya levantado anteriormente. "¡JODER!". Veo como el resto de rivales tampoco pueden elevarlo, y nos vamos todos a hacer burpees. Y ya van 120.

Y ahora sí, ya veo la línea de fuego que marca la entrada a meta, la línea que marca la salida del infierno y la entrada a la gloria. Cruzo en 4h:24':47", posición 75 Absoluto Élite de este Campeonato de Europa Beast, tras 31km y más de 1.600m de desnivel positivo. ¡La trifecta es mía! Próxima parada: Reebok Spartan Race de Barcelona.

reebok spartan race eslovaquia pitufollow sergio turull

reebok spartan race slovakia finisher trifecta




Si no he muerto hoy, es que soy invencible.


¡Aroo, aroo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario